Dejar el LSD – El ácido y las setas mágicas
El efecto principal del LSD es que puede provocar alucinaciones muy intensas. Las alucinaciones son episodios de imágenes y sensaciones de algo real que sólo ocurren en la mente y no en el mundo exterior. Por eso la alucinación se ha comparado con un sueño muy real.
El efecto principal del LSD es que es capaz de provocar alucinaciones muy fuertes. Es muy probable que estas alucinaciones sean desagradables o atemorizantes si la persona que utiliza la droga ya está deprimida o ansiosa. Quien toma LSD puede llegar a tener sentimientos paranoicos o de mucha ansiedad, sobre todo si toma la droga en un entorno extraño y confuso. Una vez se toma el LSD ya no hay marcha atrás y los efectos pueden tardar hasta 12 horas en desaparecer.
El LSD es en estado puro un polvo blanco. Sin embargo, cuando se utiliza como droga de calle, normalmente se vende como líquido que se vierte sobre papel absorbente. El LSD líquido se pone en un terrón de azúcar que se come.
Dejar el LSD – El ácido y las setas mágicas
Los efectos son que la persona que toma la droga tiene alucinaciones muy vívidas. Todo aquello que se ve y siente en el mundo de su alrededor se distorsiona y los colores aparecen muy brillantes. Que estas alucinaciones sean agradables o desagradables depende en parte de cómo se siente la persona cuando toma la droga. Estas alucinaciones empiezan una media hora después de tomar LSD. Algunos usuarios afirman que se hacen ultraconscientes de ellos mismos y de todo lo que les rodea i otros describen una sensación de estar fuera del cuerpo. Hay quien describe la experiencia como distinta cada vez.
Las setas mágicas más utilizadas con efecto de droga son las psilocybe. Sus efectos son similares a una dosis floja de LSD y pueden variar mucho, dependiendo del humor y la situación de quienes las toman.
Estas setas contienen un poderoso ingrediente químico llamado psilocibina. Es una droga muy alucinógena. Los objetos familiares parecen desconocidos y extraños y los viajes con esta droga pueden ser agradables o perturbadores.
Dejar el LSD – El ácido y las setas mágicas